Petroperú, INIA, Devida, CIAM y Proinversión firmaron convenio marco de cooperación interinstitucional para la investigación, promoción y producción. Propuesta va en dirección opuesta a lo recomendado por la Comunidad Europea.

 

A pesar de que la Comisión Europea (CE) propone limitar el uso de biocombustibles a partir de cultivos que impacten en el precio de los alimentos, en el Perú se apuesta por lo contrario, ya que se busca posicionarlo como productor de este carburante.

 

Esta medida se impulsará a través de la firma de un convenio marco de cooperación interinstitucional para el apoyo a la investigación y la promoción de la producción y uso de biocombustibles en el Perú entre Petroperú, el INIA, CIAM, Devida y Proinversión.

 

Este convenio apoya la investigación y promueve la producción de biocombustibles en las regiones de Amazonas, Loreto, Madre de Dios, San Martín y Ucayali, donde cultivos como el piñón blanco, la higuerilla, el ichu pueden ser usados como insumos para los biocombustibles, alternativa para sustituir la hoja de coca.

 

Carmen Masías, presidenta ejecutiva de Devida, explicó que ya se producen biocombustibles en el país, ya que existen unas 40 mil hectáreas de palma aceitera, de las cuales unas 20 mil pertenecen a empresas privadas grandes y las 20 mil restantes a pequeños productores ubicados en Tocache y Huánuco.

 

"La ventaja es que ya existe un mercado. Hay demanda y lo que no se quiere es seguir importando sino tener autoabastecimiento", dijo la funcionaria.

 

Humberto Campodónico, presidente de Petroperú, recordó que desde hace un año su institución tiene la obligación de proveer gasolinas mezcladas con etanol (gasohol) y que en la actualidad tienen un 7,8% de alcohol y mientras el diesel tiene un 5%.

 

"Lo que busca la iniciativa es tratar de que exista sinergia entre diferentes iniciativas. ElINIA investigará y validará los paquetes tecnológicos para el cultivo de estos insumos. ElCIAM proveerá de tierras a inversionistas privados (5 mil a 10 mil hectáreas por proyecto), Proinversión buscará la participación de los inversionistas y Petroperúasegurará el mercado a precios de paridad de importación", manifestó.

 

Gustavo Navarro, gerente de planeamiento de Petroperú, precisó que esta medida se promueve en el país basada en la ley que obliga que todos los productores agreguen un 5%  de biodiesel al diesel y 7,8% de alcohol a la gasolina.

 

"La otra razón es que el Perú decidió optar por una matriz energética y no depender de un solo elemento. El objetivo es que un tercio de la energía sea renovable, pero dando opción a los biocombustibles", detalló el funcionario.

 

"La demanda diaria de biocombustibles en el país asciende a 4.500 barriles por día. Petroperú compra 2.500 barriles cada día y en el resto del mercado es de 2.000 barriles. En total hay una demanda de 4.500 barriles día", dijo Navarro.

 

Se debe indicar que Petroperú gasta US$ 700 mil al día en la compra de biodiesel y etanol.

 

CUIDADO CON ALZA DE LOS ALIMENTOS

 

La Comisión Europea dio la razón a quienes desde hace años sostienen a los biocarburantes como una de las causas del hambre en el mundo y del alza del precio de los alimentos. Recientemente, Bruselas anunció un cambio legal para limitar el uso de biocombustibles procedentes de tierras de cultivo y que a partir del 2020 solo serán subvencionables los procedentes de desechos, paja o algas, que no pueden ser sospechosos de encarecer la comida.

 

Lourdes Benavides, responsable del estudio "Las semillas del hambre", afirma que no tiene sentido que se produzca en países pobres carburante (en tierras de cultivo para alimentos) que usarán los automóviles.

 

“Se desvían recursos a la exportación de cereales, azúcar u oleaginosas, y además eso incide en la subida de los precios de los alimentos”, dijo.

 

CLAVES

 

El jefe del INIA, Arturo Flórez Martínez, descartó que los biocombustibles sean una causa del hambre en el mundo. Según indicó, ello depende mucho del ecosistema en el que se produzca. Por ejemplo, en la región San Martín es una excelente oportunidad para el cultivo del piñón blanco.

 

Fuente: http://www.larepublica.pe/24-10-2012/apuestan-por-cultivos-para-producir-biodiesel-en-el-pais

Publicado en Noticias

Finalmente la Unión Europea decidió modificar las cifras que en un principio estableció para un futuro uso del biodiesel. Ante la presión de organismos internacionales y ONG, quienes consideran que son la principal razón del aumento del precio de los alimentos y de la hambruna en el mundo, la Comisión Europea optó por reducir su proyección en cuanto al uso de biocarburantes en el sector de transporte al 5%.

Si bien la decisión no significa la eliminación de forma definitiva del uso de biocarburantes, la comisión ha establecido parámetros a través de los cuales va a fomentar el uso de aquellos que sean fabricados a partir de materia prima no alimentaria. Aquellas que no cumplan con estos requisitos serán excluidas de subvenciones o exenciones fiscales.

Lourdes Benavides, representante de Intermón Oxfam – una de las organizaciones opuestas al incremento del uso del biodiesel en Europa – afirmó al diario El País que “no tiene sentido que se produzca en países pobres carburante para nuestros automóviles. Se desvían recursos a la exportación de cereales, azúcar u oleaginosas y además, eso incide en la subida de los precios de los alimentos”.

Por otro lado, el gremio de empresarios productores de biodiesel, la APPA, criticó la medida tomada por la Comisión Europea acusando argumentos sin base, además de tener un stock de biocarburante en función de los estándares iniciales y que afectará los ingresos del rubro.

Esta medida obligará a una nueva forma de producir biodiesel a base de micro algas, las cuales no necesitan de terrenos agrícolas para su producción ni tampoco son fuente de alimento. Sin embargo, los avances científicos al respecto aún son incipientes y recién serán palpables en un mediano plazo.

 

Fuente: http://elcomercio.pe/actualidad/1484385/noticia-union-europea-decide-reducir-uso-biodiesel

Publicado en Noticias

El alza del impuesto a la exportación y la baja del precio de venta doméstico que en agosto dispuso el Gobierno puso en alerta a los productores de biodiésel y podría generar el cierre de empresas de baja escala en Argentina, el mayor exportador mundial del biocombustible.

La medida fue tomada en momentos en que el país atraviesa por dificultades energéticas, con el fin de garantizar una amplia oferta a bajo precio del biocombustible.

Sin embargo, analistas y representantes de la industria advierten que con el nuevo precio oficial muchas compañías no podrán siquiera cubrir sus costos, y que las consecuencias inmediatas podrían ser una caída de la oferta local y un desplome de las exportaciones.

"Nuestra planta se paró la semana pasada. Estamos esperando que el Gobierno nos dé alguna respuesta y, si no, a fin de mes tendríamos que estar cerrando", dijo a Reuters Carlos Paredes, presidente de Aripar Cereales S.A., una pequeña empresa que produce 50.000 toneladas anuales de biodiésel en la provincia de Buenos Aires.

Fuentes del sector estimaron que en estas semanas más de 20 empresas podrían detener su producción, lo que significaría un golpe severo para las existencias del país, ya que las compañías de baja escala producen alrededor del 30 por ciento del total del biodiésel que elabora Argentina, donde se usa como materia prima el aceite de soja.

La medida oficial podría poner en riesgo también las ocho plantas medianas de biodiésel actualmente en construcción, que tendrían una capacidad total de 400.000 toneladas, según la Cámara de Empresas Productoras de Energía y Biocombustibles (Cepeb), que representa a firmas de baja escala.

Las empresas pequeñas venden prácticamente toda su producción en el mercado local a un precio que el Gobierno fijó en 4.405 pesos (951 dólares) por tonelada, muy por debajo de los 5.195,8 pesos que el combustible tenía en julio.

Según estimaciones de analistas, el costo de producción del biodiésel es de aproximadamente 4.900 pesos por tonelada, en promedio.

"Esto implica que muchas empresas, con ese precio, no pueden seguir trabajando, dado que van a estar debajo de sus costos. Se ha planteado que esto perjudica particularme a las empresas de pequeño y mediano tamaño, yo creo que perjudica a toda la industria", destacó el analista Gustavo Idígoras.

DESARROLLO ACELERADO

La industria del biodiésel de Argentina tuvo un vertiginoso crecimiento en los últimos años gracias a beneficios otorgados por el Estado y a los bajos costos de la materia prima.

A la vez que regula los precios, el Gobierno mantiene la obligación para las empresas petroleras de usar una proporción de 7 por ciento de biodiésel en sus combustibles diésel, lo que les asegura demanda local a los productores de biocombustibles.

Las empresas multinacionales como Cargill , Bunge y Louis Dreyfus tienen sus propias plantas de elaboración de aceite de soja y terminales de exportación en el área de Rosario, uno de los mayores polos agroexportadores del mundo.

Pero, los costos son más altos para las compañías de tamaño reducido porque, al no producir aceite de soja, deben comprar la materia prima -aceite de soja y catalizadores como el metilato de sodio-, que comprende más del 90 por ciento de sus costos.

Tras la pronunciada alza que vivió este año el precio de la soja por una merma en la oferta -provocada por una feroz sequía en Estados Unidos-, el aceite argentino de la oleaginosa para exportación cotizaba esta semana a 1.241 dólares por tonelada, según el valor oficial de referencia, frente a los 1.152 registrados a principios del 2012.

El nuevo precio local "atenta seriamente contra la subsistencia de los pequeños y medianos productores nacionales no integrados de biocombustibles, llevándolos a su inminente desaparición", dijo la Cámara Cepeb en un reciente comunicado.

Cepeb aseguró que con el precio actual de 4.405 pesos, algunas firmas pueden perder hasta 900 pesos por tonelada.

Paredes, de Aripar, dijo que para producir biodiésel su empresa tiene un costo cercano a los 5.100 pesos por tonelada.

Además de ser el mayor proveedor mundial de biodiésel, Argentina es también el primer exportador de aceite y harina de soja.

DERRUMBE DE EXPORTACIONES

La industria argentina de biodiésel ya había recibido un áspero golpe en abril, cuando España, que era su principal comprador hasta entonces, decidió prohibir las importaciones del combustible del país austral en medio de una disputa comercial bilateral.

A la vez que bajó el precio interno del biodiésel, el Gobierno subió el impuesto a la exportación del combustible al 32 por ciento -el mismo nivel del aceite de soja- desde el 20 por ciento previo, lo que reducirá aun más los márgenes de los exportadores.

"En lo que queda de este año hasta marzo del año que viene creemos que se va a exportar poquísimo. Yo me animo a decir que entre un 20 y 30 por ciento de lo que exportábamos previamente", dijo a Reuters un operador de una importante firma agroexportadora que prefirió que no se revele su identidad. ^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Gráfico de exportaciones argentinas de biodiésel

http://link.reuters.com/quk69s

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

La producción de biodiésel de Argentina fue de 2,4 millones de toneladas en el 2011, según datos oficiales, de los que se exportó un total de 1,7 millones de toneladas por 2.088 millones de dólares.

Gracias a las dinámicas inversiones, en el 2013 la capacidad de producción de la industria alcanzaría los 4,5 millones de toneladas. La incógnita es cuál será la capacidad ociosa de las plantas.

"En el corto plazo nadie va a tomar decisiones hasta que no se termine de entender el impacto de todo esto", añadió el operador.

(1 dólar = 4,63 pesos)

 

Fuente: http://noticias.terra.com.pe

Publicado en Noticias

En la Estación Experimental "El Porvenir" del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), ubicado en distrito de Juan Guerra, se realizó la inauguración de la primera planta piloto de producción de biodiesel a pequeña escala, la cual complementa la cadena de valor de los biocombustibles en la región. Asimismo, fortalece los esfuerzos de investigación que viene realizando el INIA en coordinación con la Mesa Técnica de Biocombustibles, para validar cultivos energéticos como el piñón blanco y sus derivados.

La donación de la planta piloto se realizó en el marco del proyecto"Acceso a la energía y promoción de negocios inclusivos con biocombustibles en la Amazonía Peruana" - BioSinergia,ejecutado por SNV en alianza con Soluciones Prácticas y financiado por CORDAID y FACT Foundation. La planta piloto de producción de biodiesel cuenta con el equipamiento necesario para la transformación de aceite vegetal y/o animal en biodiesel, para su uso directo en motores petroleros, sin necesidad de realizar adaptaciones.

La planta piloto tiene una capacidad de producción de 250 a 500 litros de biodiesel por día el cual será utilizado directamente por los vehículos del INIA que funcionan con diesel. Como subproducto del proceso de producción de biodiesel se obtiene la glicerina, la cual puede ser purificada y comercializada como producto para la industria farmacéutica, la elaboración de jabones y otros sub productos. En la inauguración, se hicieron presentes representantes de diversas instituciones públicas, privadas, ONG's, miembros de la Mesa Técnica de Biocombustibles y público en general quienes tienen interés en el desarrollo de los biocombustibles en la región.

 

Fuente: http://www.snvworld.org/es/countries/peru/news/inauguran-planta-piloto-de-produccion-de-biodiesel 

Publicado en Noticias

Ingenieros de la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) construyeron una máquina que convierte la grasa animal y los aceites usados para cocinar en biodiesel, un combustible menos contaminante que el petróleo. 

Un proyecto de la UNALM, subvencionado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC), ha desarrollado un reactor que permite producir biodiesela través de la transformación de los aceitesque, el comedor de la mencionada institución educativa arrojaba tras cocinar para los universitarios.

La construcción estuvo a cargo del ingeniero José Calle Maraví, Ph.D. jefe de laboratorio de energías renovables de la universidad, quien busca concientizar sobre la importancia del cuidado medioambiental y garantizar una sana alimentación en los jóvenes estudiantes.

“Nosotros rescatamos el aceite usado y quemado, en vez de arrojarlos a los desagües, lo usamos como biodiesel que tiene menos emisiones contaminantes que el diesel petrolero, aproximadamente 60% menos”, señaló Calle, quien con la ayuda del reactor dictó varios cursos a fin de cuidar el entorno natural y crear puestos de trabajo.

En una segunda etapa del proyecto, el CONCYTEC subvencionó la construcción de una planta piloto para producir mayor cantidad de biodiesel. “Se tomó la decisión de probar el producto y lo mezclamos en un 30 por ciento con el diesel petrolero para abastecer de combustible a los buses de la universidad”, manifestó Calle.

Según indicó, el compromiso era demostrar que el biodiesel podía usarse en reemplazo del diesel en vehículos petroleros, cumpliendo la norma técnica peruana de calidad.

El investigador agrega que por más de 10 años el biodiesel producido por el reactor, se viene utilizando en los buses de la mencionada institución educativa. “Este biocombustible lo producimos a partir de los aceites utilizados por el comedor universitario que prepara de 3 mil a 5 mil raciones diarias y eso produce una cantidad significativa de aceite residual”.

Posteriormente, en una tercera etapa, el Consejo financió la implementación del Laboratorio de Energía Renovable, el cual se convirtió en la Unidad de Análisis de la Calidad del biodiesel. “Con esto no solamente explicamos a las empresas el proceso sino que controlamos la calidad de producción de su biodiesel”, comentó Calle.

Actualmente, se están realizando investigaciones con diferente residuos orgánicos como la grasa de pollo, la cual es reciclada para la producción de biodiesel para luego usarlo en los calderos como disolvente industrial.
 
 
Publicado en Noticias

La Comisión Europea confirmó oficialmente este lunes que planea limitar a un 5% el uso de biocombustibles en base a cultivos en el transporte.

Los altos precios de los granos a nivel mundial intensificaron los llamados a cambiar las políticas de biocombustibles en la Unión Europea y Estados Unidos, criticadas por arrebatar las tierras que se deben utilizar para la alimentación.


La comisaria europea para el clima, Connie Hedegaard, y el comisario de Energía, Guenther Oettinger, confirmaron en una declaración conjunta que desean limitar el uso de combustibles a base de cultivos en la región, que es además el principal destino de las exportaciones argentinas de biodiesel.

"Es un error creer que estamos promocionando los biocombustibles a base de alimentos", dijeron los comisarios.

"En nuestra próxima propuesta para la nueva legislatura hacemos exactamente lo contrario: limitar el nivel de consumo actual, que es del 5%, hasta el 2020", agregó.

Reuters informó la semana pasada que la Comisión Europea tratará de imponer un límite en el uso de biocombustibles como parte de la meta para aumentar la proporción de combustibles renovables usados para transporte hasta el 10% en el 2020.

El proyecto propuesto, que según la agencia se espera sea publicado en octubre, necesitará la aprobación de los gobiernos de la Unión Europea y de los legisladores para convertirse en ley.

"El mensaje de la Comisión para después del 2020 es que nuestra clara preferencia son los biocombustibles producidos a partir de materias primas no alimentarias, como desechos o residuos agrícolas como la paja", dijo el comunicado de los comisarios dado a conocer el lunes.

"Estos nuevos tipos de biocombustibles no compiten con los alimentos, ni requieren más tierras. Estamos impulsando los biocombustibles que nos ayuden a recortar sustancialmente las emisiones de CO2, que no compitan con los alimentos y que sean sostenibles y ecológicos al mismo tiempo", agregó el comunicado.

 

Fuente: http://pe.noticias.yahoo.com/comisi%C3%B3n-europea-oficializ%C3%B3-limitaci%C3%B3n-uso-160503570.html 

 

 

 

 

 

Publicado en Noticias


El sector de biodiésel se ha mostrado como uno de los más dinámicos de la economía argentina en el último lustro. Nuestro país es el primer exportador mundial, y mantiene esta posición incrementando sus ventas externas, al mismo tiempo que abastece a un mercado local que se ha expandido considerablemente. 

La competitividad del sector de biodiésel argentino resulta de una conjunción de elementos, entre los cuales sobresalen la alta eficiencia, la productividad y la continuidad de inversiones en capacidad de procesamiento de la cadena de aceite de soja, las políticas públicas favorables al sector y una creciente demanda mundial.

En efecto, una treintena de países ha implementado en la última década políticas específicas para fomentar el uso de biocombustibles, en una apuesta para contribuir a diversificar la matriz energética y lograr algún grado de sustitución de los combustibles fósiles. Sin embargo, sólo un puñado de países está en condiciones de abastecerse localmente en la cantidad necesaria.

La notoria expansión de esta industria y de sus flujos de comercio a nivel global ha motivado el surgimiento de voces de alerta en torno a la sostenibilidad del sector, el cual emplea crecientes cantidades de materias primas agrícolas.

Si bien es indudable que esto se enmarca en una preocupación general por propender a un desarrollo productivo global más sostenible social y ambientalmente, resulta de interés observar que este debate fue iniciado en las economías maduras y que está algo sesgado a percibir como "no sostenible" a la agricultura de países como el nuestro, que se caracterizan por una alta competitividad y eficiencia.

El debate internacional sobre la sostenibilidad de los biocombustibles gira en torno de dos temas sensibles para los países desarrollados: las emisiones adicionales de gases de efecto invernadero relacionadas con el cultivo de las materias primas; y el impacto negativo que el aumento en la producción de biocombustibles obtenidos sobre la base de cultivos alimenticios (maíz, soja, caña de azúcar, etcétera) puede ocasionar sobre la disponibilidad y los precios de los alimentos.

CRISIS Y PROTECCIONISMO

En el marco de la última crisis económica internacional, con epicentro en los países centrales (muchos de ellos, importadores de biocombustibles), se han generado presiones proteccionistas.

Como resultado de estas tendencias, los exportadores argentinos enfrentan en sus principales mercados (fundamentalmente europeos) regulaciones que establecen requisitos de medición de indicadores ambientales, así como la exigencia de probar su cumplimiento a través de esquemas de certificación reconocidos (por ejemplo, la UE reconoce el sistema alemán ISCC -International Sustainability and Carbon Certification- y el sistema internacional RSB -Roundtable on Sustainable Biofuels-, que ha recibido apoyo de WWF y IUCN).

Sobre este complejo escenario han surgido iniciativas internacionales tendientes a promover la medición de indicadores de sostenibilidad clave en cada país. Por ejemplo, en 2006 y con el auspicio de FAO, se creó la Global Bioenergy Partnership (GBEP), conformada por 46 países (entre ellos, la Argentina) y 24 organismos internacionales. La GBEP logró alcanzar recientemente un consenso en relación con 24 indicadores vinculados con la sostenibilidad ambiental, económica y social del sector.

En un estudio del Centro de Ideas de la Unsam (con el financiamiento del Fondo de Prosperidad para América Latina de la cancillería del Reino Unido) se analizaron el rol y la relevancia local de la medición de indicadores de sostenibilidad como los propuestos por GBEP, procurando dilucidar si éstos pueden contribuir o no a reducir la discrecionalidad en relación con los requisitos que establecen los mercados de exportación para los biocombustibles argentinos.

A este respecto, desde el sector público se percibe que la GBEP ofrece un paso hacia el logro de criterios consensuados, razonables y consistentes, que permitan dar más certidumbre al proceso. Por el contrario, algunos referentes del sector privado manifiestan su desconfianza, en vistas de que los sistemas de certificación y los indicadores exigen "probar" la sostenibilidad de la cadena de producción, bajo sospecha de incumplimiento. En lugar de constituir un modo de obtener un "sello ecológico" que permita acceder a un nicho de mercado o a un precio más elevado, parecen constituir intentos de generar sobrecostos que contribuyan a la preservación de sus mercados domésticos. Sobrecostos que no serían reconocidos ni validados por los precios de mercado.

Más allá de estas controversias, es indudable que las crecientes demandas relacionadas con la sostenibilidad de biocombustibles "han llegado para quedarse".

Al respecto, creemos que la Argentina debe enfrentarlas avanzando en mediciones robustas de los indicadores GBEP más relevantes para el país, continuando su participación en las negociaciones internacionales relacionadas, consolidando el eje Mercosur como defensor de los intereses comunes frente a requisitos de terceros países, fortaleciendo el trabajo conjunto público y privado en relación con los temas clave de sostenibilidad ambiental, social y económica del sector. Estos puntos aparecen necesarios en una agenda de trabajo del sector de biocombustibles de cara al futuro.

Si, por el contrario, la estrategia se centra en continuar discutiendo la validez y/o legitimidad de los requisitos internacionales sin avanzar en la agenda recién mencionada, se puede llegar a poner en riesgo el dinamismo futuro de este pujante sector en el país.

 

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

Publicado en Noticias

España envió ayer las primeras señales concretas sobre la posibilidad de que aplique "represalias comerciales" contra la Argentina luego de la expropiación de YPF. El coordinador de asuntos exteriores del Partido Popular, José María Beneyto dijo que se analiza bloquear las compras de harina de soja y biodiésel desde la Argentina.

Publicado en Noticias

Auspiciadores

Miembros

  • Consorsio Agroecológico
  • IFOAM
Transgenicos

En que productos que consumes periódicamente pueden contener elementos transgenicos

1
86
En la leche de soya que se vende en tarro
2
56
Snacks embolsados como doritos, chetos, chicharrones
3
28
Fruta proveniente de clima cálido
4
27
No consumo ninguno de éstos productos
» Ir a la encuesta. »
4 Votos que quedan

jVS by www.joomess.de.

Template © QualityJoomlaTemplates